Tiffany Calligaris firmó ejemplares a fanáticos de todas las edades, incluidas varias madres que acompañaban a preadolescentes lookeadas como Morticia Adams. La fila para entrar a Cúspide se extendía por la vereda.